adoptar-bulldog-frances-ecuador

Cómo adoptar un bulldog francés en Ecuador?

Cómo logramos adoptar un bulldog francés en ecuador?

No sabíamos nada del proceso de Adopción de mascotas en Ecuador, en Venezuela contactabas a la organización, seleccionabas al perro/gato a lo mucho nos hacían una entrevista.

Te conocían en persona y se aseguraban que al pasar de los meses el perrito no fuera abandonado, obviamente lo castraban y te hacían firmar una especie de contrato.

La verdad es que para nosotros, esta vez, fue muy sencillo, teníamos un mes hablando del tema y unos 4 meses atrás de adaptándonos a un nuevo país, sumándole a esto que nunca habíamos vivido juntos.

Pero en medio compartíamos las ganas de tener una mascota que se llevara nuestro tiempo ”libre” a cambio de amor, popo y risas.

Queríamos comprar en primera instancia, los bulldogs y los Beagles (las referencias sobre estos son terribles si no tienes casa con jardín)

Nos llamaban la atención, lo que queríamos en pocas palabras era un perro vago, gordito, dormilón, educado, obediente, y Zizou no es así.

Los Bulldogs son una raza cara, esto no es un secreto, pero un día nos topamos con un frenchie bebe y nos enamoramos en serio, pero era absurdo intentar comprar uno para nosotros, así que comenzamos a buscar adopciones.

Porque aquí a veces adoptan perritos de raza, y como por cosas del destino, un día conseguimos un anuncio por OLX donde ”vendían” un perro, era una semi-adopción, pedían les devolvieran lo gastado en vacunas, medicinas y otras cositas a cambio de una carita orejona con enormes ojos almendra.

 

La adopción el momento esperado…

Automáticamente les contactamos, y pautamos la entrega del dinero en efectivo vs el cachorro de unos 4 meses, ese día ”Stitch” se vino con nosotros como si nada, no miró atrás y nos quiso conocer.

Estábamos cerca de casa así que lo llevamos, nuestros roommates esperaban a un perrito lisiado (por el precio y lo extraño del anuncio) y llegó un frenchie algo mas grande de lo que esperábamos, simpático y sociable.

Nos comentaron sus otras dueñas que posiblemente de los nervios vomitaba o le daba diarrea por el cambio de casa, a los pocos segundos de conocer el lugar efectivamente sucedió, se hizo pis, seguido se vino en diarrea y seguido a esto vomitó…

Como si nada, lo extraño fue que duró así más días y que no estaba decaído.

 

Al final resultaron ser Amebas, pero esto es otra historia que contar.